El rechazo por parte del padre es más dañino


La sensación de rechazo por parte de cualquiera de los padres como niño tiene efectos devastadores en el desarrollo de la personalidad del niño. Y aunque las madres han sido el blanco principal cuando los niños muestran signos de rechazo, una nueva investigación transgeneracional sugiere que el rechazo del padre es mucho más perjudicial para su desarrollo.

El rechazo por parte del padre es más dañino y marca más profundamente que el rechazo por parte de la madre, según han descubierto un grupo de psicólogos de la Universidad de Connecticut.

La sensación de rechazo por parte de cualquiera de los padres como niño tiene efectos devastadores en el desarrollo de la personalidad del niño. Y aunque las madres han sido el blanco principal cuando los niños muestran signos de rechazo, una nueva investigación transnacional sugiere que el rechazo del padre es mucho más perjudicial para su desarrollo.

Ronald Rohner de la Universidad de Connecticut, coautor del nuevo estudio, explica que en medio siglo de investigación internacional, no se ha encontrado ninguna otra experiencia que tenga un efecto tan fuerte y consistente en la personalidad como la del rechazo, especialmente por parte de los padres.

Los autores del estudio encontraron que los niños que se han sentido rechazados por sus padres tienden a volverse más ansiosos e inseguros y a desarrollar hostilidad y agresión hacia los demás.

Esta experiencia imprime un dolor que tiende a prolongarse hasta la edad adulta y dificulta que los adultos formen relaciones seguras y de confianza con sus parejas íntimas.

Se ha descubierto que las mismas partes del cerebro que se activan cuando una persona experimenta dolor físico también se desencadenan cuando una persona se siente rechazada. La diferencia es, como dice Rohner, que las personas pueden revivir psicológicamente el dolor emocional del rechazo una y otra vez durante años.

Además de todo esto, el estudio encontró que el rechazo del padre a menudo puede dejar rastros más serios en el desarrollo del niño cuando se compara con el de la madre. Una posible explicación es que los niños tienden a prestar más atención al padre que perciben como más influyente, el que tiene mayor poder o prestigio interpersonal.

Cualquiera que sea la razón detrás del daño creciente que el niño sufre si se siente rechazado por el padre, se ha establecido que la atención recibida del padre tiene un impacto inevitablemente fuerte en el desarrollo de la personalidad del niño.

Esta importancia debe servir como una motivación para que muchos hombres se involucren más en la educación emocional del niño y sepan que su amor es tan importante como el amor materno, al que se le ha dado demasiada importancia.

Muchos padres tienden a rehuir el rol emocional, sintiéndose inseguros acerca de su importancia emocional en la familia. La verdad es que el padre es una figura muy influyente y deberían estar más involucrados en la educación emocional de los hijos.

Rohner cree que reconocer la influencia que el padre tiene en el desarrollo de la personalidad del niño debe ayudar a las escuelas e instituciones médicas a entender que “culpar a la madre” es inapropiado.

“El gran énfasis en las madres y la maternidad ha llevado a una tendencia inapropiada a culpar a las madres por los problemas de comportamiento de los niños y el desajuste cuando, de hecho, los padres a menudo están más implicados que las madres en el desarrollo de problemas como estos”, concluye Rohner.


 

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments