Este año, durante la semana del 13 al 18 de mayo, se realizará un gran evento de Meditación por la Paz Mundial que reunirá grupos por todos los rincones de la Tierra, unidos con una sola intención: crear armonía y promover las relaciones entre los seres humanos que nos lleven a crear vínculos de paz.

Marcela Salazar, 04/12/2019

Una imagen que conmueve da la vuelta al mundo el 2 de julio de 2018, cuando después de nueve días de permanecer en una cueva en la oscuridad sin comida y con poca agua, 13 niños tailandeses y su entrenador son encontrados por buzos ingleses; están todos sanos y tranquilos y durante ocho días más se preparan para el rescate, saliendo afortunadamente todos ilesos.

Los buzos y el personal de emergencias se sorprenden de la actitud de los chicos, a quien su entrenador ha estado apoyando desde las desafortunadas circunstancias que los llevaron a quedar atrapados en la cueva, gracias a las técnicas de respiración y meditación aprendidas en su época de monje budista; los expertos aseguran que la meditación sin duda ha determinado buena parte del éxito de la misión de rescate al minimizar los efectos del estrés y el impacto emocional de las circunstancias vividas.

Esta noticia nos hace plantear varias preguntas: ¿qué es la meditación? y ¿cómo puede ayudarnos para conseguir la paz que todos anhelamos en este mundo donde proliferan los conflictos y las tragedias y donde la humanidad parece tan perdida? La definición de meditación nos dice que la palabra viene del latín meditatio y que corresponde al ejercicio de enfocar el pensamiento en algo, asociado a la concentración y la reflexión profundas. También se ha vinculado en los últimos años a la palabra inglesa mindfulness, que significa atención plena, y cuyos objetivos son los mismos: ayudarnos a conectar con la parte profunda de nuestro ser, calmar las tormentas de la mente consciente y ayudarnos a producir un estado físico de relajación y equilibrio.

Los efectos que produce la meditación a nivel físico han sido constatados en numerosos estudios, entre los cuales resalta la investigación realizada por la Dra. Sara Lazar, neurocientífica del Massachusetts General Hospital y del Harvard Medical School, quien ha demostrado como la práctica de la meditación puede transformar en sólo ocho semanas multitud de áreas cerebrales vinculadas con el control de las emociones y la producción de neurotransmisores involucrados en las respuestas de relajación, la memoria, el aprendizaje, la empatía y la compasión.

Meditaciones colectivas

También son notables los resultados de experimentos como el famoso “Experimento de Washington” realizado en 1993 donde un grupo de 3750 meditadores se reunieron durante casi dos meses enfocados en aumentar la armonía y reducir la tensión, evidenciándose una disminución en los índices de violencia en la ciudad.

Como lo expresa el Dr. John Hagelin, físico cuántico, “más de 50 proyectos de demostración y 23 estudios publicados en las principales revistas especializadas han demostrado que este nuevo enfoque para la paz mundial basado en la consciencia neutraliza las tensiones étnicas, políticas y religiosas en la sociedad que dan lugar a la delincuencia, la violencia, el terrorismo y la guerra. El enfoque ha sido probado a nivel local, estatal, nacional e internacional, y ha funcionado siempre, dando como resultado caídas muy importantes en las tendencias sociales negativas y mejoras en las tendencias positivas”

“La persona que no está en paz consigo misma, será una persona en guerra con el mundo entero”. Mahatma Gandhi

Más recientemente, las iniciativas de Deepak Chopra y Lynne Mctaggart también han producido resultados sorprendentes, y como lo expresa esta última: “Si somos capaces de demostrarle al mundo que la intención, y particularmente la intención de grupo es una entidad de gran poder para hacer el bien, para ayudar a la humanidad, entonces yo creo que esto le dará poder a la gente para comprender que un buen pensamiento es todo lo que se necesita para cambiar el mundo”.

La paz comienza con uno mismo

Nos dicen los expertos en meditación, que si podemos experimentar en nosotros mismos los profundos cambios que produce la meditación, todo a nuestro alrededor comenzará a cambiar, creando una cadena de intenciones positivas que llegará a muchas personas.

Todas estas premisas, experiencias y la convicción profunda de querer aportar consciencia a la humanidad, fue lo que llevó a un grupo de personas a reunirse para desarrollar el proyecto “Un Mundo Mejor”, que busca reconstruir la Red Etérica del planeta a través de la Red mundial de antenas de Armonización Planetaria y fomentar la creación de grupos de meditación que a través de esta red estén continuamente enviando información positiva a todos los lugares conectados por las antenas.

“Si no tenemos paz en el mundo, es porque hemos olvidado que nos pertenecemos el uno al otro, que ese hombre, esa mujer, esa criatura, es mi hermano o mi hermana”. Madre Teresa de Calcuta.

Este proyecto se empezó a materializar en el año 2015, con la construcción del centro de armonización Irati y cuenta en este momento con más de 1000 antenas distribuidas por los cinco continentes. Desde su creación, se han realizado meditaciones mensuales que se transmiten a todo el mundo, y que buscan fomentar la práctica de la meditación.

“Ya sea que podamos lograr la armonía mundial o no, no tenemos mejor alternativa que trabajar hacia esa meta”. Dalai Lama

Este año, desde un Mundo Mejor, hemos comenzado un nuevo proyecto denominado “Construir un Mundo Mejor “, con la misión de acompañar el trabajo personal que nos ayuda a los seres humanos a equilibrarnos y tener paz interior, para de esta forma poder aportar armonía a todo lo que nos rodea. Creemos firmemente en la capacidad que tenemos todas las personas de transformarnos a través del autoconocimiento, y estamos aportando nuestros mejores esfuerzos para que la humanidad pueda evolucionar desde la consciencia. Ese plan que hemos desarrollado a cinco años tiene como objetivo la restauración de los cinco elementos (tierra, agua, fuego, aire, éter) desarrollándose cada año un tema principal.

En este año comenzamos a desarrollar el Año de la Tierra, y el tema imprescindible de la paz entre los seres humanos ocupará todas nuestras actividades.

Es por esta razón la realización de un gran evento de Meditación por la Paz Mundial que reúna grupos por todos los rincones de la Tierra, unidos con una sola intención: crear armonía y promover las relaciones entre los seres humanos que nos lleven a crear vínculos de paz.

Una semana, un día, una hora, un minuto por la paz

Hemos escogido la semana del 13 al 18 de mayo para invitar a todas las personas y grupos que deseen unirse a esta iniciativa por la paz del mundo, a generar actividades de servicio que promuevan las relaciones basadas en los valores de la compasión, el respeto y la inclusividad, como semillas de acciones que generan paz. Cada grupo planea actividades desde su quehacer cotidiano, que de manera gratuita pueda compartir con aquellas personas que más lo necesiten, en una semana dedicada a compartir y agradecer desde lo mejor que cada persona puede dar con acciones en todas las esferas de la actividad humana.

El día 18 iniciaremos 24 horas de Meditación por la Paz, invitando a que grupos de todo el mundo se unan para mantener la llama de la meditación encendida en todos los rincones del planeta, y tomando como apoyo la Red Mundial de Antenas. Se tomará como referencia las doce del mediodía (no importa donde te encuentres) para la iniciación.

A las 11:11 de la noche daremos inicio a la Meditación de Luna llena de Wesak, recordando el mensaje de la tradición budista tibetana que nos invita a unir Oriente y Occidente en una sola oración que derrame sus bendiciones sobre toda la humanidad.

Un minuto de silencio por la paz donde cada una de las personas mantenga en su mente el pensamiento semilla generador de paz, será el momento en que todos estaremos conectados por una sola intención.

Fuente: Revista Vivo Sano


 

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments