Un estudio publicado en Science considera que más del 50% de la reforestación debería concentrarse en Rusia, EEUU, Canadá, Australia, Brasil y China. “No se trata de plantar solo los árboles que puedan ser más eficientes, sino de proteger también los animales y plantas locales”, incide el investigador Jean-François Bastin.

2019-07-07

La forma más eficaz de combatir el cambio climático es plantar muchos árboles: un billón de ellos, tal vez más, de acuerdo con un estudio publicado el jueves.

Y hay suficiente espacio, señalan científicos suizos. Incluso con las ciudades y sembradíos existentes, hay lugar suficiente para que nuevos árboles cubran 9 millones de kilómetros cuadrados (3,5 millones de millas cuadradas), reportaron en la revista Science. Esa área es aproximadamente del tamaño de Estados Unidos.

 

El estudio calculó que, en algunas décadas, esos árboles nuevos podrían atrapar casi 830 billones de toneladas de dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. Eso equivale aproximadamente a la misma cantidad de carbono que los seres humanos han arrojado en los últimos 25 años.

Gran parte de esos beneficios llegarán pronto porque los árboles retiran más carbono del aire cuando son más jóvenes, señalaron los autores. Los trópicos tienen el mayor potencial para captar más carbono.

“Esta es por mucho -miles de veces más- la solución más barata al cambio climático” y la más efectiva, dijo Thomas Crowther, coautor del estudio y ecologista especializado en el cambio climático en el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zurich.

Las seis naciones con el mayor espacio para plantar nuevos árboles son Rusia, Estados Unidos, Canadá, Australia, Brasil y China.

 

Antes de su investigación, Crowther calculaba que había otras formas más efectivas de combatir el cambio climático aparte de recortar las emisiones: por ejemplo, que la gente deje de ser carnívora y se convierta en vegetariana. Pero, señaló, plantar árboles es mucho más eficaz porque éstos retiran mucho dióxido de carbono del aire.

Thomas Lovejoy, biólogo conservacionista de la Universidad George Mason que no formó parte del estudio, consideró que se trata de “una buena noticia” porque plantar árboles también ayudaría a detener la pérdida de biodiversidad.

Sin embargo, plantar árboles no sustituye el hecho de que es necesario dejar de quemar petróleo, carbón y gas, las causas principales del calentamiento global, enfatizó Crowther.

“Nada de esto funciona sin recortes en las emisiones”, afirmó.

Tampoco es fácil o realista pensar que repentinamente se empezarán a plantar árboles frenéticamente, aunque muchos grupos han comenzado, señaló Crowther.

“Ciertamente es un desafío monumental, que es exactamente la magnitud del problema del cambio climático”, afirmó.

A medida que la Tierra se calienta, y especialmente mientras los trópicos se secan, se está perdiendo la cubierta forestal, hizo notar.

Los investigadores utilizaron Google Earth para ver en qué áreas podrían plantarse más árboles, al tiempo que se mantiene el espacio para las personas y la agricultura. Jean-Francois Bastin, el autor principal, calculó que hay espacio para cuando menos un billón de árboles más, pero podrían ser 1,5 billones.

Esa cifra es adicional a los 3 billones de árboles que ya existen en el planeta, según una investigación previa de Crowther.


 

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments