2019-06-27

Investigadores alertaron que la mitad del contenido de las bebidas colas (Coca Cola o Pepsi) es azúcar y “en condiciones normales un ser humano no puede ingerir esta cantidad porque vomitaría”.

En marzo de este año la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) alertó sobre la ingesta de la popular bebida Cola, el cual surgió en un lejano 1886 como un jarabe que ayudaba a la salud pues “hacia bien a la digestión y aportaba energía”, al mencionar que, en la actualidad, puede causar sobrepeso, diabetes, cálculos renales, asma, descalificación, anemia, depresión, mala digestión, caries y hasta Alzheimer.

 

La investigación también detalló que la mitad del contenido de la bebida es azúcar y “en condiciones normales un ser humano no puede ingerir esta cantidad porque vomitaría. Por ello, se le agregó ácido fosfórico, sustancia dañina que neutraliza el sabor dulce y hace posible beberla”.

Originalmente, tenía coca (planta endémica de Perú) y cola (traída de África), pero en Estados Unidos las prohibieron por considerarse adictivas. La bebida contenía en total siete sustancias, por lo que se llamó a la fórmula 7X. Entre otras, tenía caramelo natural para darle color, pero al ser un ingrediente costoso lo omitieron, y se buscó imitar su sabor a través de químicos que resultaron más peligrosos que los originales.

El ácido fosfórico provoca desmineralización ósea, lo que no permite la adecuada absorción del calcio, debilita los huesos y deriva en osteoporosis y caries.

La bebida también se ha asociado con la producción de cálculos renales, y es un antioxidante muy potente, por ello se usa en plantas industriales y en casas para limpiar los baños y destapar tuberías.

“Además, la combinación de este ácido con azúcar provoca dificultad para absorber el hierro, lo cual podría generar anemia, mayor disposición para contraer infecciones, sobre todo en los niños, ancianos y mujeres embarazadas”, detalla el amplio reportaje de la Gaceta.

Sobre los niveles de obesidad, la UNAM detalló que los niveles de azúcar por ingerir Coca-Cola o Pepsi-Cola aumentan rápidamente en la sangre, lo que causa una enorme secreción de insulina por lo que los azucares no se logran digerir y se transforman en grasa y en la subsecuente aparición de sobrepeso y obesidad.

En cuanto a los refrescos de cola light o zero, la académica universitaria, Laura Moreno Altamirano, investigadora del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, apuntó que son muy dañinos, y si se consumen en grandes cantidades producirían daños cerebrales, pérdida de memoria, confusión mental, Alzheimer, daños en la retina y al sistema nervioso.


Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments