Frase simiente: “Reconozco mi otro yo, y al menguar ese otro yo, crezco y brillo”

Meditación: Domingo 16 de junio, 20:00 horas.
Lugar: Roberto del Río 2141, Providencia.
Se solicita puntualidad. Aporte voluntario.

Súmate a la meditación aquí 

Parte III

Torkom Saraydarian

Las festividades de luna llena tienen cinco metas principales:

  1. Establecer una relación entre la humanidad y el reino de los Inmortales, la Jerarquía, y entre la humanidad, la Jerarquía y Shambala.
  2. Tomar contacto con la Divinidad presente en el hombre, en el planeta, y en el cosmos.
  3. Tratar de vivir, actuar y crear al unísono con el Propósito divino.
  4. Establecer la fraternidad de la humanidad.
  5. Cultivar y desarrollar características divinas en el hombre, por ejemplo:

a) Servicio sacrificado
b) Inmortalidad
c) Victoria sobre el tiempo y el espacio
ch) Curación
d) Contacto con fuentes superiores
e) Compasión
f) Paciencia
g) Indiferencia divina
h) Bienaventuranza.

En doce o trece lunas llenas, pugnamos en procura de estas cinco metas. Estas metas se logran a su tiempo con la ayuda de las energías provenientes de las constelaciones.

Por ejemplo, en la Luna Llena de Aries, tenemos la energía de la Inteligencia y la Buena Voluntad Divinas; en la Luna Llena de Tauro, la energía de la Voluntad del Padre; y en la Luna Llena de Géminis, la energía del Amor de Dios. En otras lunas llenas, hay diferentes rayos y energías activos de acuerdo con sus configuraciones.

Debemos notar que una constelación puede estar sobre un rayo específico, pero debido a diferentes relaciones, configuraciones y regentes, su energía puede transformarse en otro género de energía. Por ejemplo, Aries canaliza la energía del primer rayo, pero al mismo tiempo de la Luna Llena de Aries, transformase en la energía del Amor, de la voluntad de amar.

Nuestros signos zodiacales se relacionan con el desarrollo de la voluntad de amar y es interesante notar que Aries no se relaciona directamente con el zodíaco mayor, cuyos signos se relacionan con el desarrollo del aspecto de la voluntad pura.

Tauro y Géminis se relacionan con la Osa Mayor, las Pléyades y Sirio. La Festividad de Wesak en la época de la Luna Llena de Tauro se relaciona con la voluntad en pro del bien, que es el primer rayo. Géminis, en la Festividad de Cristo, o de la humanidad, se relaciona con la Buena Voluntad, o con la energía de la Inteligencia Divina.

El Maestro Tibetano da la siguiente fórmula:

“Shambala… el aspecto de la voluntad de Dios… Wesak… Luna Llena de Mayo… Tauro
Jerarquía… el aspecto del amor de Dios… Pascua… Luna Llena de Abril… Aries
Humanidad… inteligencia divina… Buena Voluntad … Luna Llena de Junio… Géminis1

La Festividad de Cristo comienza tres días antes de que el Sol se alinee con Géminis y la Tierra, y la Luz del Sol inunde totalmente a la luna. Desde Géminis derrama la corriente del Amor-Sabiduría que llamamos el segundo Rayo. Así, el segundo rayo de la Inteligencia Activa forma un triángulo cósmico, que se llama el Triángulo del Cristo Cósmico.

Se nos ha dicho que

“Sobre el triángulo áureo, apareció el Cristo cósmico; Su cabeza en Géminis; un pie sobre el campo de los siete Padres y el otro plantado en el campo de las siete Madres… De esta manera, durante eones, el Grande estuvo de pie, sin volver Su consciencia, consciente de tres, pero no de cuatro. Atento, repentinamente, El oyó un sonido que salía … Despertando ante ese grito, El Se estiró, extendió ambos brazos en comprensivo amor y, he aquí que se formó la Cruz.”2

También está escrito que “Géminis forma un punto de entrada para la energía cósmica proveniente de Sirio”.3

“Géminis rige los brazos y las manos, indicando el servicio que los dos hermanos deben prestarse uno al otro…

“Géminis gobierna también la oxigenación de la sangre… Géminis también gobierna el sistema nervioso y las fluidas reacciones de todo el organismo nervioso… Géminis también gobierna la glándula timo que…, sin embargo, se activará cuando el hermano inmortal (la Chispa) inunde al hermano mortal con la luz y la vida de Dios”.4

La energía liberada en la Luna Llena de Géminis –la energía de la Buena Voluntad– es una combinación de energías provenientes de Aries, Tauro y Géminis, y en esta combinación existen los siguientes elementos:

Primer rayo: Aries, Osa Mayor, Vulcano, Plutón, Shambala, Buddha; personalidad del primer rayo, mente de Cristo, primer rayo.
Segundo rayo: Logos Solar, Buddha, Géminis, Cristo, Sirio. Tercer rayo: Pléyades, Tierra.
Cuarto rayo: Tauro, Mercurio.
Quinto rayo: Venus, Acuario.
Sexto rayo: Marte.
Séptimo rayo: Aries.

Con todos estos están también los elementos de la energía de: Virgo: rayos segundo y sexto.

Escorpio: cuarto rayo.
Libra: tercer rayo.
Capricornio: rayos primero y séptimo.
Sagitario: rayos cuarto, quinto y sexto.

He ahí porqué la Luna Llena de Géminis se llama la Festividad de la Humanidad. La humanidad no puede tomar contacto con tantas energías distintas en el tiempo de la Luna Llena de Géminis cuando todas estas energías se transmiten a través de Cristo como energía de Buena Voluntad.

Al responder la humanidad a la energía de la Buena Voluntad, estas energías se registrarán más claramente en el conocimiento del Alma y de la Tríada, y eventualmente, la paz que está más allá de lo comprensible descenderá sobre la Tierra, y será glorificada la gran fuente de Vida. Este fue el mensaje de los ángeles en la natividad de Cristo … y Su plan y Su finalidad son establecer la buena voluntad, la paz y una sola humanidad sobre la tierra.

Año tras año, estas energías se liberan sobre la Tierra, y es sólo en esta época que una porción de la humanidad toma consciencia de ellas. Esta consciencia aumentará hasta que grandes grupos de todo el mundo, mediante meditación científica, rituales y ceremonias, y mediante gran dedicación, registren continuamente estas energías y las compartan con la humanidad.

Para facilitar esta gran tarea, el Sabio Djwhal Khul nos dio estas ayudas: La Gran Invocación, la Ciencia de los Triángulos y un plan para la fundación de activa buena voluntad dentro de toda la humanidad.

También se nos ha dicho que, en esta época, Cristo recoge a todos los Maestros de la Sabiduría y durante tres días habla de tres tópicos:

  1. El primer día, entona al primer verso de la Gran Invocación.

“Desde el punto de luz en la mente de Dios
Que afluya Luz a las mentes de los hombres.
Que la Luz descienda a la tierra.”
El habla acerca del Amor en el sentido Jerárquico.
Todos los miembros de la Jerarquía repiten la Invocación entera.

  1. El segundo día, entona la segunda estrofa de la Gran invocación.

“Desde el punto de amor en el corazón de Dios
Que afluya Amor a los corazones de los hombres.
Que Cristo retorne a la tierra.”
El habla acerca de la resurrección. Los miembros de la Jerarquía repiten la Invocación completa.

  1. El tercer día, entona la tercera estrofa.

“Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hornbres.
El propósito que los Maestros conocen y sirven.”
El habla acerca del significado del contacto. Todos los miembros de la Jerarquía dicen nuevamente la Invocación entera.

Cuanto Él dice lo oyen no sólo los Maestros sino también el Ángel Solar de cada uno de nosotros, y si nos armonizamos con nuestro Guía interior oiremos partes de Sus instrucciones.

Se nos ha dicho que “… estas energías se liberarán en una ceremonia solemne en cada uno de los tres días. En cada ceremonia, el Cristo dirá la nueva Invocación sola, y luego la Jerarquía unida entonará la estrofa sola, invocando luz, amor y voluntad en pro del bien (una cada uno de los tres días).”5

En la primera estrofa, la energía se dirige a los Triángulos. En la segunda estrofa, la energía se dirige al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. En la tercera estrofa, la energía se dirige a los hombres de buena voluntad.

“… Yo les pediría a todos que piensen con imaginación y actúen como si fueran discípulos aceptados o, por lo menos, en la periferia de algún ashram. Os pido que participéis de estas dos ceremonias con pleno juego de la imaginación; estas ceremonias más tarde se exteriorizarán en algún centro, en cada país… este año se da el primer paso hacia la participación humana.”6

La energía de Aries en esta ceremonia del primer día se funde con la energía del amor, con la energía de la restauración. La energía de Tauro en el segundo día se funde con la energía de la resurrección, y la voluntad de iluminación. La energía de Géminis el tercer día se funde con la energía de contacto-reconstrucción.

El Maestro Tibetano dice que “El resultado de estos tres días solemnes de la invocación será seguido por un día culminante en el que la Jerarquía, en unión y conducida por el Cristo, pronunciará la Invocación entera, preludiando cada estrofa con su nota clave apropia. da, entonada asimismo al unísono…”7

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya Amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres,
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

“Yo desearía que todos los que se encarguen de reunirse en estas Festividades, procuren hacerlo subjetivamente (siempre que se encuentren) y participar inteligentemente en las ceremonias ordennadas.”8

El Maestro que dio toda esta información añade: “Yo os advertiría que si, lográis participar en alguna medida, será necesario que os cuidéis de sobreestimularos y de dar prudentemente pasos para usar, en representación de la humanidad, la energía con la que podáis cargaros.”9

Se nos dice que la individualización de los seres humanos tuvo lugar en el signo de Géminis. La Chispa divina y sus tres vehículos fueron unidos por los Ángeles Solares, y, por primera vez en su vida, el hombre tuvo consciencia del Yo.

Astrológicamente, Venus es el Regente Esotérico, el quinto rayo.
Mercurio es el Regente Exotérico, el cuarto rayo.
La Tierra es el Regente Jerárquico, el tercer rayo.

Esto forma un triángulo de la energía del quinto, cuarto y tercer rayo. Es en este campo eléctrico de fuerza que los Ángeles Solares llegaron al hombre animal y se unieron con él con su Chispa-Mónada. En esto consiste la individualización. Es después de la individualización que la evolución del ser humano dio gigantescos pasos hacia adelante.

La evolución de esta humanidad estaba bajo los ojos vigilantes de la Gran Logia en Sirio, que controla a la Jerarquía espiritual en este planeta. En el futuro, será en el mes de Géminis que la gente será iniciada en las grandes realidades espirituales.

La meta de los encuentros de luna llena es crear formas magnéticas de pensamiento en nuestra esfera mental, para que, de modo sutil, nos pongamos a tono con el pensamiento y las visiones de Cristo, y expandamos nuestra consciencia.

Es importantísimo que sigamos el mismo procedimiento que la Jerarquía. Empecemos tres días antes de la luna llena y el primer día meditemos, conversemos o contemplemos el significado del amor en su sentido Jerárquico supremo. Al día siguiente, concentrémonos en el significado y la importancia de la resurrección. El tercer día, enfoquemos el contacto, y el cuarto, la buena voluntad.

A través de tales meditaciones y contemplaciones, creamos un contacto más estrecho con el campo energético que los pensamientos de Cristo forman acerca de estos temas. Es posible recibir vislumbres de Su sabiduría, y así establecer contacto con la esfera Jerárquica.

El primer tema de Su discurso dirigido a los Maestros de la Sabiduría es el amor. En nuestro nivel podemos decir que:

  1. El amor abre nuestro centro del corazón, y el influjo de la energía de la vida crece dentro de nosotros. Es el supremo alimento para nuestro espíritu. El amor alimenta a toda la existencia.
  2. El amor nos hace ver la belleza en cada ser humano, en toda la naturaleza. Ningún hombre puede ver la belleza sin tener amor en su corazón. La belleza es la manifestación del amor verdadero. Podemos decir también que el amor nos transforma y convoca a la belleza dentro de nosotros.
    Si en cualquier tiempo advertimos que vemos más belleza en otros seres humanos, eso significa que la energía del amor está creciendo en nosotros. La mayor parte del tiempo carecemos de energía porque hacemos algo contra el amor.
  1. El amor aparta de nuestro ser a los celos ocultos. El amor disuelve esos celos. Los celos envenenan todo nuestro organismo, y son la causa de muchas enfermedades. Cuando de nuestra mente, nuestro corazón, y nuestros músculos y huesos quitamos los celos, sentimos que dentro de nosotros surge una nueva vida, que nuestro horizonte se expande más allá de lo imaginado, y que la energía de la libertad circula en nuestro ser.
    Donde hay celos, el amor se intoxica y paraliza. Cuando vencemos a los celos, entramos en contacto con el amor divino por doquier y en todo. Los celos nos hacen ansiar siempre posiciones y bienes, a expensas de los demás.
  1. El amor hace que no hablemos de las debilidades de los demás, ni revelemos asuntos privados de nadie. Si algo nos preocupa, podemos dirigirnos directamente al individuo que corresponda y preguntarle. Cuando amamos, no nos convertimos en jueces de los demás. Por el contrario, si es posible, ayudamos a los atacados, sin herir a los demás. Cuando ocupamos nuestra mente con imágenes feas que la gente crea sobre los demás debido a sus celos, odio e ignorancia, grabamos estas imágenes en nuestro ser, y eventualmente imitamos a esa gente en nuestra vida. El amor es paciente, y muy a menudo espera ver la victoria del Alma, inclusive en condiciones adversas.
    Toda imagen fea nubla nuestra visión y crea un obstáculo entre nosotros y nuestra meta.
  1. El amor nos torna humildes y extremadamente respetuosos de los que nos guían en el sendero espiritual. El amor genera el hondo espíritu de gratitud.
  2. El amor nos hace intuitivos. Las personas que más aman son las más intuitivas. El fuego del amor purifica los planos mental y emocional, y las ideas intuitivas, las visiones y las revelaciones se graban y reflejan claramente en el espejo de la mente superior sin distorsión.
    El amor es la Presencia Única en todo. Cuando somos amor, estamos verdaderamente en todo, en todas partes. Nada puede ocultársenos. De esta manera, el amor es el camino real de la omnisciencia y la omnipresencia.
  1. El amor construye una coraza protectora alrededor de nosotros. Las fuerzas tenebrosas, las formas feas de pensamiento, las destructivas intenciones de los demás no pueden penetrar en nuestros vehículos y causar trastornos si construimos esa coraza. Nadie podrá poseer ni obsesionar a un hombre que realmente ame o esté lleno de amor. El amor es totalmente vasto. Cuando nuestro amor es inclusivo, jamás tendremos miedo a la magia negra, a la brujería, a las críticas, a las malas intenciones y planes de los demás.
  2. El amor aumenta nuestro empeño en procura de la perfección, y nuestro entusiasmo por servir a los demás para que progresen y se desarrollen. Quienes aman omiten gradualmente toda acción, toda emoción y todo pensamiento que no estén en armonía con la belleza, la bondad y la verdad, y tienen una creciente sed de conocimiento, realización, comprensión y servicio. Cuanto mayor sea nuestro amor, mayor será nuestro servicio. El servicio verdadero es la manifestación del amor. El amor nos impulsa hacia la perfección y fortalece nuestro espíritu para guiar a los demás por el sendero de su evolución.

Un día, un niñito me dijo: –Seré cirujano.
–Qué te decidió a serlo?
–Mi hermanito murió. Voy a aprender cómo salvar las vidas de la gente…
El amor hace que nos empeñemos en desarrollar mayores aptitudes para poder ayudar a la gente.

  1. Quien ama no puede ser herido ni ser susceptible. Siempre que nos sentimos heridos o susceptibles sabemos que no somos perfectos en nuestro amor. Cuando somos perfectos en el amor nadie puede herirnos. Irradiamos amor y aceptamos al prójimo como es. Amamos y tomamos contacto con la divinidad en el prójimo. Aunque un hombre nos cause problemas, vemos los resultados positivos de lo que él creó dentro de nosotros y estamos agradecidos.
  2. El amor aumenta nuestra creatividad. Los grandes creadores son personas que aman grandemente. Irradian amor a todos. El amor les hace entender a las estrellas, al arco iris, a los océanos y ríos, a los árboles y flores, a las aves y los animales, a los seres humanos y la vida.
    La creatividad es un esfuerzo para traducir esta comprensión de todos los aspectos de la naturaleza, a través del color, la música, los movimientos, las palabras, las formas e invenciones. La creatividad es un esfuerzo por ayudar a que la gran Vida se manifieste más allá. El que crea es el amor. La Divinidad que está dentro de nosotros se manifiesta a través del amor.
  1. El amor nos armoniza con la Jerarquía. Nadie puede trasponer los portales de la Jerarquía, de la enseñanza de los grandes Maestros, sin que el amor le escude y le inflame. El escudo nos protege en nuestro trayecto hacia ese portal, y la llama del amor lo abre.
    Los miembros de la Jerarquía se llaman Señores de la Compasión. La Compasión es el fuego, y nadie puede atravesar el fuego sin que la llama del amor lo purifique.
    El Maestro Djwhal Khul dice: “Mediante la pura luz del amor mutuo, podréis acercaros a mí y a los Maestros en el aspecto subjetivo de la vida y llegar más rápidamente al Portal que se abre en el camino iluminado.” 10
  1. El amor nos convierte en colaboradores de Cristo y en fuente viva de la corriente de amor que el corazón del Sol derrama. Para trabajar con Cristo debemos tener un amor vasto, un amor que persista, perdone y ayude. Cristo es la encarnación del principio del amor cósmico. Quienes viven una vida de amor son colaboradores de Cristo. Y porque están cerca de Él, se les revela gradualmente el Plan, el Propósito y la grandiosidad de la Vida espiritual.

Cristo es el Ingeniero del mundo único, de la humanidad única. Él trabaja en pro de la transfiguración de la humanidad y en pro de resurrección de sus asociados.

El Maestro Djwhal Khul, al hablar acerca del amor, dice: “Cuando El venga a fines de este siglo y haga sentir Su poder, lo hará como el Maestro del Amor y de la Unidad, y la nota clave que pulsará será la regeneración a través del amor derramado en todos”. 11

¿Cómo podremos trabajar con El si nuestros pensamientos, emociones y acciones no están purificados por el fuego del amor? Para ser un colaborador del Ingeniero mayor de la humanidad, es necesario experimentar una quíntuple purificación de:

  1. Motivos
  2. Pensamientos
  3. Emociones
  4. Cuerpo físico
  5. Expresiones

Luego que Cristo hable del amor, genera la energía del amor y carga a los miembros de toda la Jerarquía con el fuego de un amor mayor, que podemos realizar cuando seamos uno de Ellos.

Así, la energía del amor se encauza, un año tras otro, dentro del contaminado lago de la vida humana, y nuestro sistema de comunicaciones del mundo anuncia principalmente los fracasos del amor y de la comprensión. Pero la energía del amor está creando milagros en millones de personas y grupos. Todos cuantos procuran ayudar a elevar a los demás, servir, iluminar, unificar, crear belleza, alegría y relaciones humanas correctas, son las flores de la corriente de la energía del amor.

Los comunicadores de la nueva Era empezarán cambiando la clave anunciadora e informativa, y nos revelarán la labor creativa que la energía del amor realiza en todo el mundo a través de ilimitados modos y formas.

El tópico del segundo día es la resurrección. Cuando decimos resurrección, nos referimos a una energía especial. La energía de la resurrección nos permite elevarnos de las prisiones de las involutivas actividades físicas, emocionales y mentales.

Hoy en día, podemos colaborar con la energía de la resurrección y apartarnos de los pensamientos, emociones y actividades que nos atan al mundo del sufrimiento y de la materia. La energía de la resurrección alimenta la semilla del Espíritu, el Yo-semilla, y permite que esa semilla crezca hacia su destino. La energía de la resurrección nos torna sensibles a la inspiración procedente de Shambala, y del Yo real que está dentro de nosotros.

La energía de la resurrección es el modo de hacer que encontremos a nuestro Yo. Primero, empieza con vislumbres como relampagueantes reflejos en el espejo, luego el espejo desaparece y somos nuestro Yo.

Los Grandes dicen que, si queremos encontrar a nuestro Yo verdadero, ésta es la energía con la que deberemos ponernos en contacto, y nos revelará a nuestro Yo, y eventualmente nos pondrá en contacto con el centro mayor que nos ayudará no sólo a revelar nuestro Yo verdadero, en la etapa humana, sino también el Yo divino en la escala planetaria.

Primero, encontramos a nuestro yo en un espejo, vemos nuestro rostro; luego, en los niveles emocional, mental e intuitivo; y después en materia más sutil, hasta que eventualmente encontramos a nuestro Yo en el nivel supremo del plano físico cósmico.

La revelación del Yo continuará en los otros planos cósmicos, pero lo importante es saber que es la energía de la resurrección la que lleva al espíritu de una gloria a otra.

De manera muy mística, dijo San Juan: “No sabemos aún qué vamos a ser… pero cuando Le veamos, seremos como El.”

La energía de la resurrección nos hace ver lo efímero de todo valor material y la vanidad de todos los apegos. Todos los valores y apegos materiales muy queridos se esfuman lentamente debido a la actividad de la energía de la resurrección. Esta energía aumenta en nosotros en ciclos: físico, emocional y mental. Al pasar de un ciclo al otro, prescindimos de nuestros “ositos de trapo” y pugnamos por valores más permanentes.

En nuestra vida hubo una época en la que no podíamos vivir sin ositos de trapo. A los dieciséis años, arrojamos nuestro osito de trapo en el garaje y dejamos de interesarnos por él, pero descubrimos otros ositos de trapo: novias, novios, etc. Luego, añadimos valores financieros: negocios, bienes, terrenos, joyas, etc. Después, se nos ocurrió que hay valores más permanentes, que no se relacionan con el “haber” sino con el “ser”, como el amor, la paciencia, la gratitud, la sencillez, el conocimiento y la sabiduría.

Cuando tengamos entre ochenta y noventa años de edad, haremos un inventario de todos nuestros bienes y descubriremos que todos ellos no traspondrán los portales de la muerte, salvo los valores que se relacionan con nuestro ser. La energía de la resurrección actúa, hasta cierto grado, en la época de la transición y revela grandes verdades en nuestras Almas, en relación con nuestros “ositos de trapo”.

Aquellos de nosotros que sean bastante afortunados como para estar al tanto de la energía de la resurrección y para poder aplicarla, se ahorrarán muchas contrariedades y podrán recorrer el sendero de los valores espirituales. Esta energía de la resurrección cultivará el ímpetu, el impulso y el empeño por conocer y averiguar quiénes somos y qué somos. Esto mismo es un valor supremo. En las tinieblas y en la luz, en el fracaso y en el triunfo, trataremos de encontrar ese misterio que está dentro de nosotros, y esto podrá hacerse a través de la energía de la resurrección.

La energía de la resurrección nos permitirá atraer las energías liberadas por Géminis, Tauro, las Pléyades y la Osa Mayor. Estas energías sólo se encuentran en un estado de avance progresivo hacia el Yo verdadero.

Luego que Cristo hable sobre el tema de la resurrección en el nivel Jerárquico, entonará el segundo versículo de La Gran Invocación, el versículo del Resucitado, y todos los miembros de la Jerarquía repetirán toda la Invocación y celebrarán ceremonias ocultas.

En el tercer día, el tema es el contacto. Esta energía creará una mayor sensibilidad en pos de la radiación de Cristo y la gente se pondrá más a tono con Su Amor, Su Plan y los Modos con que Él trabaja.

Muchos santos, muchos discípulos y muchos dirigentes de todos los sectores del esfuerzo humano llevan el sello de Cristo y trabajan en favor del mejoramiento de la vida, y del desarrollo progresivo de los valores espirituales. Debe notarse aquí que las actividades de éstas personas no son necesariamente religiosas, sino que se dirigen progresivamente hacia una comprensión y una unidad mayores.

Me parece que Cristo da la bienvenida a nuestra religión sólo cuando tenemos en nuestro corazón la religión excelsa que es una vida consagrada a la belleza, al bien y a la verdad.

La energía del contacto creará una continuidad de consciencia entre la mente inferior y la superior, entre la personalidad y el Alma, entre la personalidad ínsita del Alma y el Yo verdadero. La energía del contacto es una energía unificadora. A través del puente que ella tiende, el hombre desarrolla continuidad de consciencia desde un plano al otro, hasta que su consciencia o conocimiento incluye al Yo. Es en esta etapa que nuestras encarnaciones y nuestros nacimientos son cuentas en el hilo de la continuidad de la consciencia.

La energía del contacto establecerá una línea de comunicación entre nosotros y los siete ashrams, y a su tiempo con toda la Jerarquía en el plano intuitivo. Tomaremos conocimiento de todas las actividades que ocurren en los niveles ashrámico y jerárquico.

Cristo ha estado trabajando durante dos mil años para construir la continuidad de la consciencia entre la humanidad y la Jerarquía, y eventualmente Shambala. Cuando se construya esta continuidad de consciencia, será derrotado el temor a la muerte, y la Chispa viajará por su sendero infinito consciente y libremente. A través de la continuidad de la consciencia, extraeremos nuestra sabiduría desde fuentes superiores y podremos presenciar ceremonias y acontecimientos que tienen lugar en niveles sutiles, enriquecer nuestros años mortales con valores inmortales.

La continuidad de la consciencia organizará los corazones y las mentes de todos los servidores verdaderos, y éstos trabajarán como un equipo en todos los sectores de la vida por la salvación de la humanidad.

La energía del contacto nos pondrá eventualmente cara a cara con el Cristo vivo. Y en El veremos nuestra gloria y nuestro logro futuros. La energía del contacto nos permitirá ponernos en contacto con corazones y almas humanos, y relacionarnos con ellos como Chispas vivas del Fuego universal único, en vez de considerarlos como acumulaciones de minerales, emociones y pensamientos.

Las personas viven unas con otras largo tiempo sin tener un verdadero contacto del Alma. El contacto del Alma es el instante de tremenda eclosión jubilosa; tal contacto nos ayuda a alcanzar niveles cada vez más altos. El contacto es el momento de fusión con una correspondiente frecuencia más alta, que está presente o es suscitada en una persona o centro.

La energía del contacto nos conducirá, a su tiempo, hacia la puerta de Shambala. Nuestro conocimiento se extenderá dentro de esa elevada dimensión, y desde esa fecha brillará en torno de nuestra cabeza, en una aureola, con otro símbolo aun encima de aquélla.

Hemos visto cuadros de Santos con bellas aureolas, que irradian rayos luminosos en torno de sus cabezas. Esto no es el efecto de una imaginación creadora sino el reflejo de un hecho. Los grandes Santos tenían un campo energético en torno de sus cabezas, y algunos artistas creativos los pintaron como los vieron. Esta aureola es la que nos pone en contacto con fuentes superiores, como una antena magnética para impresiones más elevadas.

Al expandirse este campo, nuestro contacto con el universo se expande y se aclara cada vez más. Este mecanismo transfiere la energía de la belleza, la bondad y la verdad desde las fuentes cósmicas hacia nuestro ser. Cristo enseña estos tres temas durante los tres días de la luna llena con invocaciones y ceremonias apropiadas.

El Maestro Djwhal Khul dice: “… en la época de la Luna Llena de Junio, la Jerarquía bajo la guía de Cristo, generará esta voluntad de bien sobre la humanidad, produciendo siete grandes resultados, según los siete sub-rayos de este primer Rayo de la Voluntad o del Poder:

  1. A los discípulos del mundo y a los iniciados entre los hombres se les dará poder para que, con eficiencia y sabiduría, puedan dirigir el proceso venidero de reconstrucción.
  2. La voluntad de amor estimulará a los hombres de buena voluntad por doquier para que el odio sea vencido gradualmente y los hombres procuren vivir juntos en colaboración. Esto insumirá algún tiempo, pero el impulso interior está allí y sujeto a estimulación.
  3. La voluntad de acción conducirá a las personas inteligentes por todo el mundo para inaugurar las actividades que echarán el cimiento de un mundo nuevo, mejor y más feliz.
  4. La voluntad de cooperar también aumentará firmemente. Los hombres desearán y exigirán relaciones humanas correctas: un resultado más genérico que el producido por la actividad de los tres primeros aspectos de este rayo, pero que será resultado natural de esta actividad.
  5. La voluntad de saber y pensar correcta y curativamente se convertirá en característica destacada de las masas. El conocimiento es el primer paso hacia la sabiduría.
  6. La voluntad de persistir (que es un aspecto de la devoción y del idealismo) se convertirá en una característica humana: una sublimación del instinto básico de autopreservación. Esto llevará a una creencia persistente en los ideales presentados por la Jerarquía, y a la demostración de la inmortalidad.
  7. La voluntad de organizar fomentará un proceso constructivo que se llevará adelante bajo la inspiración directa de la Jerarquía. El medio será la potencia de la voluntad en pro del bien del nuevo grupo de servidores del mundo y la sensible buena voluntad de la humanidad”. 12

Sinfonía del Zodíaco. Ed. Kier, pág. 138-150.

Parte I y Parte II aquí


Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments