Neurotoxicidad asociada al flúor del agua potable


El flúor que se añade al agua potable por las autoridades sanitarias es ahora considerado oficialmente un neurotóxico, según publicación aparecida en Lancet Neurology.

Redacción Revista Mundo Nuevo

Recientemente, en la edición de marzo de 2014 de la revista The Lancet, autoridades médicas clasificaron al fluoruro como neurotoxina del desarrollo. Los autores del artículo son los doctores Philippe Grandjean, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, y Philip Landrigan, de la Escuela de Medicina de Icahn. Recientemente, en la edición de marzo de 2014 de la revista The Lancet, autoridades médicas clasificaron al fluoruro como neurotoxina del desarrollo. Los autores del artículo son los doctores Philippe Grandjean, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, y Philip Landrigan, de la Escuela de Medicina de Icahn.

Los autores señalan: “Un metaanálisis de 27 estudios transversales en niños expuestos al fluoruro en el agua potable, principalmente en China, sugiere una disminución del promedio de CI de siete puntos en niños expuestos a un aumento de las concentraciones de fluoruro.” La mayoría de estos 27 estudios presentaba niveles de fluoruro en el agua que actualmente son permitidos en Chile por el Ministerio de Salud: cuando el agua presenta naturalmente menos de 5 mg/l.

Las neurotoxinas del desarrollo pueden ocasionar trastornos  cerebrales generalizados, tales como autismo, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, problemas de aprendizaje y otras deficiencias cognitivas. El daño a menudo no tiene tratamiento y es permanente.

Grandjean y Landrigan escriben: “Nuestra gran preocupación es que los niños de todo el mundo están expuestos a substancias químicas tóxicas no reconocidas, que silenciosamente minan su inteligencia, trastornan el comportamiento, truncan los logros futuros y dañan a las sociedades, y quizás más gravemente en los países en desarrollo”.

Los autores indican que es crucial controlar el uso de substancias químicas dañinas para proteger el desarrollo cerebral de los niños. Ellos proponen pruebas obligatorias de estas substancias y la creación urgente de un nuevo centro de distribución de información sanitaria internacional para evaluar su posible neurotoxicidad. “El fluoruro pareciera estar relacionado con el plomo, el mercurio y otros venenos que ocasionan un deterioro químico de las neuronas”, señala Grandjean. “El efecto de cada tóxico puede parecer menor, pero el daño combinado a escala de población puede ser grave, especialmente porque la capacidad intelectual de las próximas generaciones es fundamental para todos nosotros”.

Paul Connett, PhD y Director Executivo de la Red de Acción contra el Fluoruro (FAN), señala que “a la luz de la nueva clasificación del fluoruro como neurotoxina peligrosa, el agregar más fluoruro a la  ingesta excesiva actual ya no tiene ninguna justificación posible. Debiéramos admitir la evidencia y tratar de reducir la ingesta de fluoruro, pero no aumentarla.”

En Chile

El Ministerio de Salud en el estudio Análisis de la evidencia publicada sobre efectividad y riesgos de la fluorización del agua potable realizado en 2003, descartó efectos adversos significativos para la salud. Tampoco encontró evidencia significativa en la disminución de caries que apoye los planes de fluorización de agua potable en el país.

La región del Bío Bío, es la primera y única región en Chile que no tiene flúor en su agua potable, por la decisión de su propia ciudadanía.

Paul Connett, de la Red de Acción contra el Fluoruro, señala: “Lamentablemente, pareciera que las agencias de salud en los países fluorados están más decididas a resguardar el programa de fluoración que a proteger los cerebros de los niños.”

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments