krishnamurti01

La verdad es una tierra sin caminos

Comparte esto:

Discurso de disolución de la Orden de la Estrella, en el campamento de de Ommen, Holanda, el 3 de agosto de 1929, ante tres mil seguidores.

Jiddu Krishnamurti

Quizás recuerden ustedes la historia de cómo el diablo y un amigo suyo estaban paseando por la calle cuando vieron delante de ellos a un hombre que levantaba algo del suelo y, después de mirarlo, se lo guardaba en el bolsillo. El amigo preguntó al diablo: “¿Qué recogió ese hombre?” “Recogió un trozo de la Verdad”, contestó el diablo. “Ese es muy mal negocio para ti, entonces”, dijo su amigo. “Oh, no, en absoluto”, replicó el diablo, “voy a dejar que la organice”.

Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La Verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente a lo largo de algún sendero en particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán cuan imposible es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están sólo momentáneamente descontentos. La Verdad no puede rebajarse, es más bien el individuo quien debe hacer el esfuerzo de elevarse hacia ella. Ustedes no pueden traer la cumbre de la montaña al valle. Si quieren llegar a la cima de la montaña, tienen que atravesar el valle y trepar por las cuestas sin temor a los peligrosos precipicios. Tienen que ascender hacia la Verdad, esta no puede “descender” ni organizarse para ustedes. El interés en las ideas es sostenido principalmente por las organizaciones, pero las organizaciones sólo despiertan el interés desde afuera. El interés que no nace del amor a la Verdad por sí misma, sino que es despertado por una organización, no tiene valor alguno. La organización se convierte en una estructura dentro de la cual sus miembros pueden encajar convenientemente. Ellos no se esfuerzan más por alcanzar la Verdad o la cumbre de la montaña, sino que más bien tallan para sí mismos un nicho conveniente donde se colocan, o dejan que la organización los coloque, y consideran que, debido a eso, la organización ha de conducirlos hacia la Verdad. […]. Yo sostengo que ninguna organización puede conducir al hombre a la espiritualidad.

krishnamurti02Si se crea una organización para este propósito, ella se convierte en una muleta, en una debilidad, en una servidumbre que por fuerza mutila al individuo y le impide crecer, establecer su unicidad que descansa en el descubrimiento que haga, por sí mismo, de esta Verdad absoluta e incondicional. Por lo tanto, esa es otra de las razones por las que he decidido, ya que soy el Jefe de la Orden, disolverla. Nadie me ha persuadido para que tome esta decisión.

No se trata de una magnífica proeza, pues no deseo tener seguidores, y lo digo en serio. En el momento en que siguen ustedes a alguien, dejan de seguir a la Verdad. No me preocupa si prestan o no prestan atención a lo que digo; hay algo que quiero hacer en el mundo, y voy a hacerlo con inquebrantable concentración. Sólo una cosa me importa, una cosa esencial: hacer que el hombre sea libre. Deseo liberarlo de todas las cárceles, de todos los temores, y no fundar religiones, nuevas sectas, ni establecer nuevas teorías y nuevas filosofías. Entonces, como es natural, me preguntarán por qué recorro el mundo hablando continuamente. Les diré por qué lo hago. No es porque desee que me sigan ni porque desee tener un grupo especial de discípulos selectos. (¡Cómo les gusta a los hombres ser diferentes de sus semejantes, por más ridículas, absurdas o triviales que puedan ser sus distinciones! No quiero alentar ese disparate.) No tengo discípulos ni apóstoles, ni en la tierra ni en el ámbito de la espiritualidad.

[…] Con que haya simplemente cinco personas que escuchen, que vivan, que tengan la mirada puesta en la eternidad será suficiente ¿De qué sirve tener miles de seguidores que no comprenden, que están totalmente momificados en sus prejuicios, que no desean lo nuevo, sino que prefieren reconvertir lo nuevo para que se acomode a sus propios yoes estériles, estancados? Si hablo enérgicamente, por favor, no me malinterpreten, no es por falta de compasión. Si acuden a un cirujano para que los opere, ¿no es generosidad por su parte operar, aunque les cause dolor? Bien, del mismo modo, si yo hablo con franqueza no es por falta de verdadero afecto, al contrario.

“Deseo liberarlo de todas las cárceles, de todos los temores, y no fundar religiones, nuevas sectas, ni establecer nuevas teorías y nuevas filosofías.”

[…] Durante dieciocho años se han organizado, han buscado a alguien que trajera un nuevo gozo a sus corazones y a sus mentes, que transformara por completo sus vidas y les otorgara una nueva comprensión; a alguien que los elevara a un nuevo plano de existencia, que les diera un nuevo estímulo, que les hiciera libres…, ¡y ya ven lo que está pasando! Piensen, razonen consigo mismos, y descubran de qué manera les ha hecho diferentes esa creencia. No hablo de la diferencia superficial de llevar una insignia, lo cual es trivial, absurdo; pregunto: ¿de qué forma ha contribuido esa creencia a erradicar todo lo que es superfluo en la vida? Esta es la única manera de juzgar: ¿hasta qué punto son ustedes más libres, más nobles, más peligrosos para cualquier sociedad basada en lo falso y en lo superfluo? ¿En qué sentido han llegado los miembros de esta organización de la Estrella a ser diferentes?

¿Para qué tener una organización?

[…]En este momento, todos ustedes dependen de otro para vivir su espiritualidad, dependen de otro para alcanzar su felicidad, para alcanzar su iluminación; y aunque se han estado preparando para mí durante dieciocho años, cuando yo digo que todo ello es innecesario, cuando digo que deben descartarlo todo y buscarla iluminación, la gloria, la purificación y la incorruptibilidad del ser dentro de sí mismos, ninguno de ustedes quiere hacerlo.

Puede que haya unos pocos, pero son muy, muy pocos. ¿Para qué tener, pues, una organización?

[…] El año pasado dije que no transigiría. Muy pocos me escucharon entonces. Este año lo he reiterado con absoluta claridad. No sé cuántos miles de personas en el mundo —miembros de la Orden— han estado preparándose para mí durante dieciocho años, y ahora, sin embargo, no están dispuestas a escuchar de una manera incondicional y total lo que digo.

“Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta.”

¿Para qué tener, pues, una organización?

[…] Comprenderán ustedes cuán absurda es toda esta estructura que han edificado: el buscar ayuda en el exterior, el depender de otros para su propio bienestar, para su propia felicidad y su propia fortaleza, cosas que sólo pueden encontrar dentro de sí mismos.

¿Para qué tener, pues, una organización?

Están acostumbrados a que se les diga cuánto han avanzado, cuál es su grado de espiritualidad. ¡Qué niñería! ¿Quién sino ustedes mismos puede decir si son incorruptibles? No son ustedes serios en estas cuestiones.

¿Para qué tener, pues, una organización?

Pero aquellos que realmente desean comprender, que quieren descubrir lo que es eterno, sin principio y sin fin, caminarán juntos, movidos por una auténtica seriedad, y serán un peligro para todo lo que no es esencial, para las irrealidades, para las sombras. Se concentrarán, y se volverán la llama, porque habrán comprendido. Un cuerpo así es el que debemos crear, y tal es mi propósito. Gracias a esa verdadera comprensión habrá una verdadera amistad, y debido a esa verdadera amistad –que al parecer ustedes no conocen- habrá verdadera cooperación por parte de cada uno. Y ésta no será debida a la autoridad, a la salvación, ni al sacrificio por una causa, sino a que realmente han comprendido, y por tanto son capaces de vivir en lo eterno. Esto es algo mucho más extraordinario que todos los placeres, que todos los sacrificios.

Así pues, éstas son algunas de las razones por las que, tras dos años de cuidadoso examen, he tomado esta decisión. No es fruto de un impulso momentáneo, ni nadie me ha persuadido de ello; no me dejo persuadir en esta clase de cuestiones. Durante dos años he reflexionado sobre esto, lenta, serena y cuidadosamente, y he decidido ahora disolver la Orden, dado que soy su jefe. Pueden ustedes formar otras organizaciones y esperar la venida de otro. Es un asunto que no me interesa, como tampoco me interesa crear nuevas cárceles y nuevas decoraciones para esas cárceles. Mi único interés es hacer que los hombres sean absoluta e incondicionalmente libres.

bio-krisnamurtiJiddu Krishnamurti (1895-1986) fue un conocido escritor y orador en materia filosófica y espiritual. Sus principales temas incluían: revolución psicológica, el propósito de la meditación, relaciones humanas, la naturaleza de la mente y como llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global.

jiddu-krishnamurti.net

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments