Delineamiento

meditacion-delineamiento

MEDITACIÓN: DEJAR ENTRAR LA LUZ

I. FUSION DE GRUPO

Afirmemos la realidad de la fusión e integración grupal dentro del centro cardíaco del nuevo grupo de servidores del mundo, mediando entre la Jerarquía y la Humanidad:

“Soy uno con mis hermanos de grupo, y todo lo que tengo les pertenece.
Que el amor que hay en mí alma, afluya a ellos.
Que la fuerza que hay en mí, les eleve y ayude.
Que los pensamientos que mi alma crea, les alcancen y animen.”

II. ALINEAMIENTO

Proyectemos una línea de energía iluminada hacia la Jerarquía espiritual del planeta, el corazón planetario, el gran Ashrarm de Sanat Kumara, y hacia el Cristo, en el corazón de la Jerarquía.
Extendamos la línea de luz hacia Shamballa, el centro donde la voluntad de Dios es conocida.
Permanezcamos, como grupo, en la periferia del Gran Ashram, la Jerarquía. Estamos entonces abiertos a las energías extraplanetarias ahora disponibles.

III. INTERVALO SUPERIOR

Enfocados en la luz de la Jerarquía, el centro cardíaco planetario, mantener la mente contemplativa abierta a la luz y al amor que buscan manifestarse sobre la Tierra.

IV. MEDITACION

Reflexionemos sobre el pensamiento simiente, utilizando la nota clave apropiada del signo del zodíaco correspondiente.

V. PRECIPITACION

Utilizando la imaginación creadora, visualizar las energías de Luz, Amor y Voluntad al Bien, fluyendo por todo el planeta y anclándose en la tierra, a través de los centros preparados en el plano físico, por medio de los cuales el Plan puede manifestarse. (Utilizar la séxtuple progresión del amor divino, siguiendo la precipitación de energía, desde Shamballa a la Jerarquía, al Cristo, al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, a los hombres y mujeres de buena voluntad, en cualquier parte del mundo, hasta los centros físicos de distribución).

VI. INTERVALO INFERIOR

Reenfoquemos la conciencia, como grupo, en la periferia del Gran Ashram. Juntos, afirmemos:

“En el centro de todo Amor, permanezco.
Desde ese centro yo, el alma, surgiré.
Desde ese centro yo, el que sirve, trabajaré.
Que el amor del Ser divino se derrame por todas partes,
en mi corazón, a través de mi grupo, y en todo el mundo”.

Entonces, de acuerdo con nuestra comprensión y aceptadas responsabilidades, visualizar el trabajo inmediato a realizar a fin de establecer “el sendero de luz” necesario para la llegada de Cristo.

VII. DISTRIBUCION

A medida que se entona la Gran Invocación, visualizar la efusión de Luz, Amor y Poder, desde la Jerarquía espiritual, a través de las cinco entradas planetarias: Londres, Darjeeling, Nueva York, Ginebra y Tokio, iluminando la conciencia de toda la raza humana.

LA GRAN INVOCACIÓN

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya Luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya Amor a los corazones de los hombres;
Que el Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz,
Y se selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.
OM  OM  OM