» Medicina China en Antiguo Hospital San José

Medicina China en Antiguo Hospital San José
Lucas Estrella

Apenas inaugurado, los proyectos en este lugar ya son ambiciosos.  El gran número de pacientes y la presencia de expertos en investigación, harán posible efectuar estudios acerca de la aplicación de la acupuntura en los más diversos campos de la salud humana.

Escenario: Barrio Recoleta.  Doblar por Avenida La Paz hacia la derecha y avanzar unas pocas cuadras hasta que uno se topa de frente con el Cementerio General.  Si uno sigue desde ese punto hacia la izquierda, en la primera cuadra se encuentra la calle San José. Allí, separado del cementerio por solo una alta pared de ladrillos, en el número 1053, se ubica el antiguo Hospital San José.  Este comenzó a construirse en el año 1841, más de 150 años atrás (hoy en día, monumento histórico nacional).  Este enorme recinto dejó de funcionar como hospital hace muchos años.  Posteriormente, fue acondicionado como centro cultural, en el cual se dan talleres y charlas en diversas áreas de salud mental y física para diferentes grupos etarios.  Es en este seno donde se ha gestado una oportunidad para la vida, su cuidado y mantención: una clínica de medicina china.

 
Una Clínica de Medicina China

 

No deja de ser curioso que en las cenizas de este ex hospital occidental renaciera como un fénix renovado un proyecto de medicina oriental, china específicamente.   Efectivamente, el día 20 de abril recién pasado, el Sr. Luis Pedreros, Director de la Escuela Latinoamericana de Medicina Tradicional China inauguró el recinto.  Es el primer campo clínico de esta envergadura del que se tiene noticia en Sudamérica, avalado por el sistema público de salud, más específicamente el Servicio Metropolitano de Salud Norte.

¿Qué es este lugar? Un espacio de 500 metros cuadrados construidos, en donde se brinda atención de salud a toda la comunidad, utilizando métodos tradicionales chinos.  Entre ellos se cuenta la acupuntura, el masaje, el uso de ventosas, moxibustión, electro acupuntura, etc.  En este lugar se congregan profesores de la Universidad de Medicina China de Beijing y de Guangzhou, profesores nacionales y más de 100 alumnos en práctica, que cumplen con los requisitos que el ministerio de salud ha establecido para este fin.

El centro cuenta con 10 boxes de atención, oficinas para los profesores, una amplia sala de estar, recepción, cocina y baños.  Diariamente, se están atendiendo entre 30 y 40 personas y la dirección de la clínica está considerando la posibilidad de extender el horario de funcionamiento a los días sábados en la tarde dada la gran demanda de público que ha tenido.

Para los alumnos de la mencionada escuela, tener acceso a un campo clínico de esta riqueza es una muy buena oportunidad para mejorar su formación profesional.  Efectivamente, el contar con el apoyo de profesores de gran experiencia en este campo y una gama tan amplia de pacientes, contribuirá a que al egresar cuenten ya con un sólido conocimiento que respalde su quehacer profesional.  Esto, a su vez, ayudará a elevar la calidad de la enseñanza y la práctica de la medicina china en Chile.

 

Altos Estándares en Medicina Alternativa

 

Apenas inaugurado, los proyectos en este lugar ya son ambiciosos.  El gran número de pacientes y la presencia de expertos en investigación, harán posible efectuar estudios acerca de la aplicación de la acupuntura en los más diversos campos de la salud humana.  Para ello, se cuenta con la cooperación de centros de investigación en medicina china de las universidades con las cuales la Escuela Latinoamericana de Medicina Tradicional China mantiene convenios de cooperación (Guangzhou y Beijing).  Además, se están firmando nuevos acuerdos para que este centro preste atención a diferentes consultorios y hospitales de toda el área norte de nuestra ciudad.

Lo interesante de este proyecto es que marca un estándar que toda institución de educación en el área de las medicinas complementarias debería emular.  Gracias al trabajo de años de esta escuela y otras, el terapeuta complementario dejó de ser un autodidacta con tanta buena voluntad como osadía para convertirse en un profesional con todas las de la ley. El desafío es que todo este proceso de mejoramiento vaya sumando nuevas escuelas y terapias, de modo que como país tengamos una política clara de formación y práctica de las medicinas comúnmente llamadas “alternativas”.  El objetivo a largo plazo es simple de enunciar, pero arduo de conseguir: que la salud de la población mejore en    todos sus aspectos, poniendo a disposición de la gente una amplia gama de opciones terapéuticas ejercida por personas serias y bien instruidas en sus respectivos campos.         

Publicado el 12 Dic, 2008

Escribe un comentario