Por Torkom Saraydarian

 
El liderazgo es ser. No es una construcción artificial. No es cosmética.No es cambiarse de nombre, de título, de rostro, de ponerse cosméticos para convertirse en el líder. Todas esas cosas terminarán por desaparecer. ¿Qué quedará entonces? Exactamente lo que se es, la radiación del único Yo que hay dentro de uno.

Liderazgo es un término frecuentemente mal comprendido, circunscrito a círculos económicos o de poder, y normalmente ajeno a nuestras vidas diarias. Torkom Saraydarian, en estas reflexiones sobre el liderazgo, nos entrega una visión más integrada sobre el tema, tanto en la sociedad como en nuestras vidas diarias.

Liderazgo no es posición. La gente cree que si se tiene una posición, se es un líder. No obstante, al contrario, se puede ser un esclavo.Se puede ser un hombre de bajo estrato social y, sin embargo, ocupar esa elevada posición.

Liderazgo tampoco es dinero. La gente cree que quien tenga dinero es el que dirige el espectáculo. Eso es cierto, pero sólo durante un corto tiempo.

Liderazgo tampoco es poder. La posición, el dinero y el poder pueden ser herramientas efectivas en manos de un líder sabio, siempre y cuando no se identifique con esas herramientas. También puede suceder que, a través de esas herramientas, conduzca a la destrucción a quienes tienen fe en él.

La intención del líder debe ser la de conducir a la gente hacia su propio y elevado destino, o crear las condiciones que les permitan ver su destino y sentirse capaces de alcanzarlo.

Liderazgo y Ser

Liderazgo es ser. Cuando se es un gran compositor, un gran senador o una gran autoridad en la ciencia, en la filosofía o en la historia, ya se es un líder, tanto si se le reconoce o no como tal. Algo que se escriba puede valer diez millones de dólares, porque uno sabe de qué está hablando. Todas las falsificaciones terminarán por desvanecerse con el transcurso de los siglos, pero uno permanecerá incólume, como una torre.

El liderazgo surge finalmente a la superficie porque es el ser, esa es su naturaleza, del mismo modo que la naturaleza de la madera es la de surgir a la superficie cuando se la empuja debajo del agua.

Por ejemplo, un barco se hunde y, de repente, un hombre, que hasta entonces había parecido insignificante, se convierte en el líder. Lo dirige todo, porque eso está en su ser. No tiene miedo, posee visión, previsión, experiencia que se ponen de pronto de manifiesto y lo convierten en el líder. Juana de Arco es un ejemplo maravilloso de ello. Era una joven insignificante. ¿Qué ocurrió? En las horas más oscuras de la historia de Francia, se convirtió en un líder. Se limitó a decir: "Seguidme". Es el ser, y no el poder, lo que hace al líder.

El liderazgo es ser. No es una construcción artificial. No es cosmética. No es convertirse en un oportunista que se hace cargo del liderazgo. No es cambiarse de nombre, de título, de rostro, de ponerse cosméticos para convertirse en el líder. Todas esas cosas terminarán por desaparecer. ¿Qué quedará entonces? Exactamente lo que se es, la radiación del único Yo que hay dentro de uno.

Liderazgo es visión global. Cuanto más global se sea, más liderazgo se ejercerá. La globalidad y la visión van siempre asociadas con la previsión y la comprensión. La previsión consiste en percibir lo que las causas del presente van a producir en el futuro, y la comprensión consiste en ver exactamente el estado del ser y las motivaciones.

Liderazgo es conciencia en expansión. El liderazgo es comprender las verdaderas necesidades de la gente. Por ejemplo, podemos ver que el comunismo dio lugar a una doctrina, impuesta durante setenta años en las cabezas de la gente, a pesar de lo cual esa misma gente seguía hambrienta, sin ropas, sin casas. Los líderes eran falsos líderes, porque no veían las necesidades de la gente. ¿Qué necesita ahora esa gente: filosofía o zapatos? Si lo que se ofrece es filosofía sin zapatos, no se dirige a la gente, porque no se es sensible a sus necesidades.

Liderazgo y Vida Diaria

Un hombre acudió a verme por lo menos diez veces en un mes. "Quiero estudiar con usted", me dijo. "Vamos a ver, ¿por qué quiere estudiar conmigo?", le pregunté. "Deseo estudiar filosofía, psicología. Deseo ser un líder", me contestó. "No tiene ni un céntimo en el bolsillo. ¿Comprende? Vaya y encuentre un negocio, un trabajo y consiga meter unos pocos dólares en el bolsillo. Cene opíparamente, tenga una bonita casa, un apartamento. Esta enseñanza no le ayudará. Lo que necesita ahora mismo es encontrar un trabajo, ganar unos pocos dólares."

Era un hombre que tenía vanidad y ego. No sabía que se había hipnotizado con la idea de que la Enseñanza cambiaría su vida. ¿Qué es la Enseñanza? La Enseñanza hace que uno se enfrente con sus propias necesidades y trate de satisfacerlas. Por esa razón, cuando se es líder y la gente acude a verle a uno, no se le dice: "Tome La Doctrina Secreta1 y léalo". Es un libro maravilloso, pero no se le puede recomendar a alguien que no ha demostrado previamente estar preparado para leerlo.

Una mujer me preguntó: "¿Puede enseñarme cómo difundir amor, paz y belleza y tal y cual cosa?". "Bueno, puedo empezar a enseñarle esas cosas si antes regresa a su casa y hace las paces con su marido", le contesté. "Es un ser detestable", me dijo ella. "Entonces, ¿cómo va a enseñar a los demás la luz, el amor y la belleza si antes no los experimenta usted misma?"

Es doloroso ver estas cosas. Lo sé muy bien. Pero si desea comprometerse con algo superior, si no tiene el ser, si no pasó por los necesarios trabajos de la vida, no puede hacerlo.

Liderazgo es radiación del Uno mismo. El Yo del Universo tiene que irradiar a través de usted. Eso es liderazgo. Decimos que Buda fue el líder más grande, o que Cristo fue el líder más grande porque el Uno irradiaba a través de ellos. En las enseñanzas de Buda, no puede encontrarse ni una sola palabra que esté relacionada con el odio, el separatismo y la destrucción. Lo mismo puede decirse de Cristo.

Liderazgo es la capacidad para usar el arte de la comunicación de tal modo que la gente comprenda su propia estupidez y sus obstáculos. El liderazgo ayuda a esas personas a cultivar su razón y su lógica y a fortalecerse a sí mismas.

El liderazgo ofrece insinuaciones y sugerencias. Si la gente está lo bastante despierta, comprenderá de qué está hablando el líder, pero su propia estupidez tiene que ponerse de manifiesto.

La estupidez es cualquier cosa que vaya en contra de la supervivencia, cualquier acción que impida el progreso, la expansión. La estupidez es utilizar esos pensamientos, esas palabras y acciones que van en contra de los más elevados y propios intereses. Si hace usted algo que vaya realmente en contra de sus intereses más elevados, es un estúpido. Naturalmente, se pueden hacer muchas cosas estúpidas, pero si reconoce que las hizo y se propone no volver a hacerlas, ¡estupendo! Queda perdonado, pero no repita sus errores.

Factores para el Liderazgo Exitoso

1. El líder debe saber el destino hacia el cual dirige a los demás. El líder tiene que saber hacia dónde los conduce. Un ciego no puede conducir a otro ciego. Eso ya lo dijo Cristo. Los líderes ciegos no pueden conducir a los ciegos en la dirección correcta. El destino tiene que ser comprendido. ¿Qué es el destino? ¿Hacia dónde va a conducir a esa gente?


Supongamos que nos encontramos en el bosque o en el desierto. Supongamos que es usted el líder y yo le pregunto: "¿Adónde vamos?" Si usted me contestara "No lo sé", ¿qué clase de líder sería? ¿Adónde va a conducir a esa gente? ¿Conoce usted el destino?

Lo primero que tienen que desarrollar los líderes es el conocimiento de hacia dónde van a conducir a la gente que los acepta como sus líderes. Naturalmente, los líderes deben conducirlos hacia la Belleza, la Bondad, la Rectitud, la Alegría, la Libertad, la manifestación de su divinidad interior, el espíritu de sacrificio y el núcleo interior, sin que importe lo que eso les pueda costar. Esa es la parte más difícil.

Una vez que el líder conoce el destino, no se va a molestar demasiado en hacer que la gente se sacrifique por llegar a ese destino. Algunos de ellos pensarán que es demasiado sentarse durante media hora y dedicarse a meditar, que es demasiado acudir a los seminarios. El líder dice: "No venga si no está dispuesto a seguir hacia su destino. ¿Por qué quiere entonces ir hacia su destino?".

Mientras tanto, el líder va a ser duro, y una vez que sepa el destino, va a preguntar: "¿Quiere ser una persona con salud, una persona feliz?". "¡Sí!" "Entonces, pase por la disciplina."
Hubo un hombre ávido que era millonario y que acudió a verme. "Le voy a pedir algo. ¿Cómo puedo ser un iniciado del quinto grado?", me preguntó. "Oh, eso es muy fácil. Si me entrega un millón de dólares será un iniciado del quinto grado." "Olvídelo", replicó el hombre. Eso fue la demostración de que consideraba que un millón de dólares tenía un valor superior al hecho de alcanzar la maestría. Yo le dije: "Váyase, he visto a miles como usted. Aunque me diera ese dinero, no le ayudaría para nada, porque el logro es algo que no se puede comprar. Sólo se puede realizar".

¿Qué sacrificios hizo usted para llegar a su destino? ¿Cómo le va a enseñar el Maestro? ¿Sabe cómo sacrificarse? ¿No? En tal caso, continúe durante unos cuantos siglos más. Sufra más. Entonces descubrirá cómo hacerlo.

En los monasterios, se hace esta clase de pruebas. También son prácticas, porque permiten conocer inmediatamente a la persona. Esta clase de pruebas nos delatan.

Así pues, el líder debe conocer primero su destino. No lo olvide.

2. El líder también tiene que conocer el camino. Si sigue usted el camino de la política, tiene que saber lo que es la política. En la educación, tiene que saber lo que es la educación. En la mecánica, tiene que saber lo que es la mecánica. En las finanzas, tiene que conocer las finanzas. Una persona que actúe en un campo y que sea ignorante de las leyes, reglas y conocimientos que rigen en ese campo, no puede ser un líder, porque es ignorante. ¿Desea ser un líder en el ámbito de las computadoras? ¿Cómo puede ser un líder si no sabe cómo funcionan las computadoras? ¿Desea ser un gran líder en medicina? Para eso, tiene que convertirse en una verdadera autoridad en la materia. El conocimiento del campo significa estudiar y observar hasta convertirse en maestro dentro de ese campo. ¿Cómo puede ser eso? Usted no desea meditar y, sin embargo, pretende enseñar meditación. Es algo realmente absurdo. Usted tiene que saber de qué está hablando.

3. La preparación es el tercer factor importante en el liderazgo. Si no se está preparado, no se es un líder. La preparación significa que el cuerpo físico debe ser capaz de soportar la presión a la que lo someterá la gente. De modo similar, su cuerpo emocional y su cuerpo mental son capaces de manejar las presiones. No se agrieta ni se desmorona por ello. La mayoría de los líderes se agrietan. Desarrollan enfermedades, defectos psicológicos y diferentes cosas debido a que la presión les resulta excesiva cuando no están preparados para soportarla. Hay que desarrollar preparación, tanto física como emocional y mental, y especialmente en su corazón.

He leído dos o tres libros sobre el liderazgo entre los militares, pero me he dado cuenta de una cosa. El corazón estaba ausente y, en pocas palabras, puedo asegurarle que sin corazón no hay liderazgo. No importa lo que se sea, si su corazón está dormido o muerto, será un líder detestable. Estará dirigiendo a la gente hacia la destrucción. El corazón tiene que estar presente.

_______
Texto del libro Construir el Éxito de Torkom Saraydarian, ediciones Obelisco.
Mayor información sobre el autor y su obra puede ser encontrada en www.tsgfoundation.org



 

 

 

 


mundo nuevo® y guía holística® son marcas registradas.
Av. 11 de Septiembre 1945, Of. 210, Providencia, Santiago, Chile
Fono: (56) (2) 363-9693
E-mail :
revista@mundonuevo.cl