Revista Mundo Nuevo
Ir al home
 
   
Conocimiento

 

 

La Energía de la Luz
Por Lucis Trust

"Usa tu luz interior para recobrar el estado natural de tu visión"

-Lao Tse, Tao Te Ching

 

Los místicos y filósofos han sostenido siempre que la Luz es el símbolo de Dios manifestado. La ciencia moderna está llegando a aceptar el concepto de que la misma substancia del cosmos, de la cual todos los universos han sido hechos, es una forma de energía-luz. Los psicólogos enseñan al hombre cómo iluminar los lugares oscuros de la mente, con el fin de abrir nuestro espíritu a la luz inclusiva centrada en el alma. Los educadores modernos tratan de permitir que una edad iluminada y universal nazca gracias al trabajo desinteresado de los colaboradores de Triángulos, la Luz del Alma puede llegar a este mundo tan necesitado.

La Humanidad: Portadora Planetaria de Luz

En la historia de la humanidad dos grandes maestros espirituales, se destacan de los demás. El primero, Buda considerado universalmente como la encarnación de la luz; los preceptos y la enseñanza del Buda, permiten al hombre coordinarse con su espíritu, encontrar la vía entre "los pares opuestos", mediante la práctica del desapego y del desapasionamiento y finalmente llegar a la iluminación y a la sabiduría.

El otro gran Maestro, Cristo, es la encarnación del Amor. Impartió a los hombres un nuevo mandamiento, diciendo que debemos "amarnos los unos a los otros", trascendiendo así el mandato profundamente importante de todos los sistemas de vida y de moral basados sobre la negación: "tu no lo harás"

El desarrollo de la mente y del corazón y el establecimiento de relaciones entre ellos son, según lo dicen, el propósito subjetivo de la manifestación. Buda y Cristo están en la cima de la humanidad en cada una de estas direcciones. Para la correcta comprensión y la relación entre sus enseñanzas el hombre resolverá todos los problemas humanos, y tenderá un puente entre el antiguo abismo existente entre Oriente y Occidente y llegará a comprender la paradoja de la vida.

Porque la vida es una paradoja. En Oriente se dice que la mente "es la que mata a lo real". Hemos llegado a comprender algo del significado observando el estrecho intelectualismo y la pretendida lógica que pueden despojar a la vida de todo significado verdadero. Solo cuando la mente esta influenciada por el amor, que puede ser verdaderamente iluminada y servir de intermediaria a la revelación.

De igual manera, el amor es ciego sin el poder equilibrado de la mente y sin la luz que ofrece sabiduría y comprensión.

El privilegio y el destino especial de la humanidad es el de convertirse en portadora planetaria de luz. La mente es la característica que distingue a la humanidad de las otras vidas en evolución. Ha sido la inteligencia que ha elevado al hombre por encima del reino animal y es fundamentalmente responsable de la posición dominante que ocupa ahora en los mundos mental, emocional y físico.

La importancia excesiva dada al aspecto racional y concreto de la mente, es lo que puede convertirla en la que "mata a lo real" y que constituye un peligroso elemento en la actual situación mundial. La mente abstracta y el alma, principios esenciales de la conciencia misma, deben también funcionar, a la luz de la sabiduría y de la comprensión que deben fusionarse con la luz de la sabiduría que es el don de la mente concreta. Estos tres aspectos de la luz: sabiduría, comprensión y conocimiento facilitan al alma, que se encuentra en toda forma, los tres aspectos de la energía del alma mediante el Alma del Mundo.

La humanidad no ha tenido nunca tanta necesidad de Portadores de Luz. Abordamos un período único en la historia de la humanidad, por las posibilidades que nos ofrece. La "evidencia" de los problemas mundiales, es un desafío: debemos procurar soluciones con la ayuda de un pensamiento inclusivo y universal.

Aquellos que desean servir en cualidad de portadores de luz, tienen que observar tres reglas:

  • Cultivar la Luz de la Sabiduría, luz que relaciona al hombre con la voluntad y el propósito de Dios y permite ver todas las cosas según su importancia real.
  • Desplegar la Luz de la Comprensión, luz que nos vincula con el corazón y con el Amor de Dios y con la Compasión.. del Universo.
  • Desarrollar la Luz del Conocimiento, que relaciona al hombre con la mente de Dios y que permite dominar los tres mundos de la evolución humana.

A medida que estos tres aspectos de la luz, se despliegan en nosotros, empezamos a irradiar la luz, por intermedio del alma del mundo, sobre el alma de todas las cosas, y así servimos.

Luz Para la Humanidad Hoy

En lo que concierne a la Humanidad de ahora, la luz y la Buena Voluntad son los dos medios más importantes para resolver los problemas mundiales y establecer la civilización y cultura de la Nueva Era. Es en el mundo de la luz, que las opciones que la humanidad tiene que enfrentar, están claramente visibles. La Luz revela lo oscuro y lo indeseable. La luz revela también el objetivo que puede ser logrado, cuando el hombre tenga suficiente amor hacia la humanidad, para seguir a esta Luz a donde quiera que ella lo conduzca. La Luz y la Buena Voluntad son necesarias, y estas dos energías constituyen los instrumentos, con los que los miembros de Triángulos de luz trabajan. Pero la luz es siempre la primera energía, o cualidad de la Divinidad, que se manifiesta, preparando el camino a la expresión de los otros dos aspectos de la Trinidad, el Amor y la Voluntad o Propósito.

Triángulos de Luz

La humanidad tiene el poder de afectar los asuntos mundiales, por medio de la invocación unida y dirigida. El poder del pensamiento unido, de hombres y mujeres de buena voluntad, puede crear un canal de comunicación entre Dios y el hombre, a través del cual pueden fluir energías espirituales para curar y reconstruir el mundo enfermo. Esta fuerza, siempre que este correctamente dirigida y empleada, puede ser la "fuerza salvadora" de la humanidad.

Los Triángulos de Luz han estado trabajado durante más de sesenta años para movilizar y unir el poder del pensamiento de hombres y mujeres de buena voluntad. El método es muy simple. Tres personas concuerdan en unirse mentalmente cada día para invocar el poder de la luz y de la buena voluntad en servicio de la humanidad. Este número de tres personas forma un triángulo, el símbolo de la divinidad universal. Cada miembro de un triángulo puede formar otros triángulos, formando de esta manera una red de pensamiento iluminado y de buena voluntad que concatena la tierra.

La red de triángulos, así formada:

  • provee un canal para la circulación de pensamientos constructivos.
  • es una manera de transformación del clima espiritual del planeta.
  • es un medio de distribución de energía espiritual, elevando y transformando vidas humanas y consciencias.

Hoy día hombres y mujeres de buena voluntad de todas las religiones y filosofías, de toda raza y convicción política, están trabajando en la red de triángulos, encontrando en ella una unidad de plegaria e invocación que trasciende toda diferencia de las creencias externas.

¿Podrías encontrar otras dos personas para que se junten a ti en este servicio mundial y así ayudar a expandir esta red?

Como Formar un Triángulo

Encuentra otras dos personas para que se unan a ti en pensamientos cada día, por breves momentos en una meditación creativa. En esta relación triple hay una única potencia. De acuerdo a las escrituras en todo el mundo, Dios opera como una Trinidad, y tú puedes hacer lo mismo en tu propia esfera, encontrando otras dos personas de la misma mentalidad para formar un triángulo de luz e interacción espiritual. Cada uno de los otros dos pueden, a su vez, hacer lo mismo. Y así, una red de luz y poder espiritual puede ser expandida sobre toda la tierra. A través de ello, una Fuerza de Luz podrá operar, y tú en el lugar que estás habrás ayudado y contribuido a ello.

Como Hacer el Trabajo

El trabajo de Triángulos de Luz es sencillo. Ello requiere sólo un par de minutos para ponerlo en práctica, y puede ser adaptado al programa de actividades más restringido. Los miembros se sientan por unos momentos, todos los día, no importando en qué parte del mundo estén, y se unen, mentalmente, con los otros dos miembros de su grupo, o triángulos. Ellos invocan las energías de luz y de buena voluntad, las visualizan circulando a través de los tres puntos focales, y la vierten externamente a partir de la red de triángulos que circunda al mundo. Al mismo tiempo repiten la Gran Invocación, ayudando de este modo a formar un canal para la afluencia de la luz y amor al cuerpo de la humanidad. No es necesario sincronizar el tiempo cuando el trabajo está siendo realizado, ya que el triángulo está formado en la substancia mental ello puede ser "reactivado" cuando uno de los miembros comience a trabajar.


La Gran Invocación

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya Luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya Amor a los corazones de los hombres;

Que el Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y se selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.


La Gran Invocación es una plegaria mundial, traducida en más de 50 idiomas y dialectos. No es propiedad de ningún individuo o grupo en especial, pertenece a toda la humanidad. Empleándola o estimulando a otros para que la reciten, no se favorece a ningún grupo ni organización determinada. Nota: En algunas traducciones de la Gran Invocación el nombre "para Aquel que viene" es conocido en las diferentes religiones con distintos nombres, como por ejemplo: El Señor Maytreya, Krishna, el Iman Mahdi o el Mesías.
_______________________________
Lucis Trust, es una asociación educativa sin fines de lucro fundada en 1922. Tiene Estatuto Consultivo en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas Mayor información: www.lucistrust.org

 


mundo nuevo® y guía holística® son marcas registradas.
Av. 11 de Septiembre 1945, Of. 210, Providencia, Santiago, Chile
Fono: (56) (2) 363-9693
E-mail :
revista@mundonuevo.cl

 

portada