“Alerta roja” por uso de componentes riesgosos: Protectores solares bajo la lupa


¿Se ha detenido alguna vez a leer los componentes del protector solar que usa usted o sus hijos? Un estudio de la ONG estadounidense Environmental Working Group (EWG) señala que cuatro de cada cinco filtros solares ofrecen una protección inadecuada o contienen componentes que pueden implicar un riesgo para la salud.  ¿Se imagina cómo es esta situación en Chile? 

Mariel Jara

Cada vez que se acerca el verano, los medios de comunicación y la publicidad reiteran incansablemente la importancia del uso del bloqueador solar para prevenir el daño en la piel. Lo que muy pocos advierten es que no da lo mismo cualquier producto y que incluso algunos –tarde o temprano- podrían provocar más daños que beneficios.

La ONG estadounidense Environmental Working Group (EWG), dedicada a proteger la salud humana y el medio ambiente, realiza y publica anualmente un análisis de los protectores solares presentes en el mercado de ese país, basándose en una exhaustiva revisión de la literatura médica. De los más de mil filtros solares revisados en 2014, solo 143 serían recomendables. “Muchos bloqueadores solares no sirven casi de nada y llenan a los consumidores de información falsa que realmente no pueden probar, exponiéndolos a químicos potencialmente peligrosos que pueden penetrar fácilmente la piel hasta llegar al interior del cuerpo”, advierte la vicepresidente de EWG, Jane Houlihan.

La ONG ha puesto especial atención en la oxibenzona (benzofenona-3), un compuesto muy utilizado en filtros solares y otros cosméticos, que tiene la capacidad de penetrar la piel e introducirse en el torrente sanguíneo1. En efecto, un estudio de 2008 del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) encontró este componente en el 96,8% de las muestras de orina humana analizadas como parte de una encuesta nacional de salud2. Aunque el estudio señala que hasta la fecha la oxibenzona “no ha sido asociada con efectos adversos para la salud”, sí admite que se necesita investigar más para determinar si tiene algún efecto significativo en el organismo.

“Muchos bloqueadores solares no sirven casi de nada y llenan a los consumidores de información falsa que realmente no pueden probar.”

Aun así, las investigaciones de la EWG y de otros toxicólogos persisten en afirmar que la oxibenzona puede causar alergias, alteraciones hormonales (actuaría como estrógeno en el cuerpo) y daño en las células. Un estudio publicado en la revista científica Environmental Science & Technology descubrió un vínculo entre las concentraciones altas de oxibenzona en el organismo y un mayor riesgo de endometriosis3. Y otra investigación, publicada en la revista científica The Lancet, concluye que “sería prudente no aplicar cantidades grandes de oxibenzona en grandes superficies de la piel por periodos prolongados ni repetidos, a menos que no haya ninguna otra opción. Puede presentarse además una preocupación adicional en los niños pequeños, ya que tienen menos desarrollados los procesos de eliminación…”

Efectos en el organismo y el medio ambiente

En 2013, en el 6º Congreso Iberoamericano de Contaminación y Toxicología Ambiental (Valencia), se presentó una investigación que demostró que varios filtros UV –entre ellos la oxibenzona, el 4-metilbencilideno alcanfor (4MBC), el octocrileno y el octildimetil-paraminobenzoato (OD-PABA)- efectivamente son capaces de alterar las funciones endocrinas4.

La científica estadounidense Elizabeth Plourde (PhD), autora del libro sobre bloqueadores solares Sunscreens, Biohazard: Treat as Hazardous Waste (Bloqueadores solares: trátelos como basura peligrosa), también ha advertido que estos químicos funcionan como desreguladores endocrinos en el organismo y entrega evidencias contundentes del daño que están generando en el medio ambiente, especialmente el marino5. Durante una presentación en la Sociedad de Control del Cáncer, en Hollywood, California, demostró que hay filtros solares que en verdad sólo protegen contra los rayos UVB, pero no contra los rayos UVA, que son los que penetran en las capas más profundas de la piel y que están vinculados a los melanomas. De esta forma, dan una falsa sensación de seguridad a las personas, que las lleva a permanecer más tiempo al sol, creyendo que están protegidas.
Otro compuesto preocupante para esta ONG es el “retinil palmitato o retinol” (una forma de vitamina A), pues, de acuerdo con sus estudios, puede acelerar el desarrollo de lesiones y de tumores de la piel cuando se aplica a esta en presencia de luz solar6. Si bien existen científicos que refutan estas afirmaciones, otra investigación del National Toxicology Program, programa sobre toxicología dependiente del Departamento de Salud de EE.UU., arrojó resultados similares al indicar que la vitamina A –muy usada en cosmética por sus atributos antiedad- puede estimular el crecimiento de la piel en exceso (hiperplasia) y que el palmitato de retinol, expuesto al sol, puede formar radicales libres que dañan el ADN7.

“La medida más natural de protección es una vestimenta adecuada (sombrero, camisas de manga larga, ojalá de telas naturales) y evitar exponerse deliberadamente al sol directo entre las 11:00 y 16:00 hrs.”

El tema, en todo caso, no es nuevo. Ya en 2001, investigadores suizos detectaron que varios filtros químicos UV poseen efectos semejantes a los estrógenos, tan efectivos que al aplicarlos a ratas, estas desarrollaron anormalidades. Margaret Schlumpf, del Institute of Pharmacology and Toxicology, de la Universidad de Zurich, examinó cinco sustancias: oxibenzona, homosalato, 4 metil-bencilideno alcanfor (4MBC), octil-metoxicinamato y octil-dimetil-PABA. Demostró que todas ellas se comportaron como estrógenos en las pruebas de laboratorio, haciendo que las células cancerosas crecieran más rápido8.

Una de las sustancias más usadas en las cremas solares, el 4-MBC, tuvo un efecto particularmente intenso. Cuando se mezcló con aceite de oliva y se aplicó a la piel de ratas, se observó que el útero les crecía al doble antes de la pubertad. “Esto fue preocupante, ya que se usó una concentración dentro del rango permitido para las cremas solares”, señaló Schlumpf, quien en ese momento recomendó no usar tantas cremas y preferir alternativas con óxido de zinc, que también bloquea los rayos solares.

También se ha demostrado que el 4-MBC y otros productos químicos se acumulan en los peces de lagos donde se bañan las personas.

Recomendaciones de la EWG:

A grandes rasgos, la recomendación de la EWG es que los protectores solares no contengan oxibenzona, palmitato de retinol (vitamina A), que el factor de protección solar (FPS; SPF por su sigla en inglés) no sea mayor a 50 y que proteja tanto contra los rayos UVA como los UVB. Se sugiere usar productos que contengan filtros físicos, como el dióxido de titanio y el oxido de zinc, minerales que actúan como protectores contra la radiación ultravioleta. Estos son menos usados, pues suelen dejar un residuo blanco. Lo ideal es que no sean de nano partículas, para asegurarse de que no atraviesen la piel.

Además, la EWG sugiere evitar todos aquellos protectores que contengan filtros químicos como avobenzona, octinoxato, octocrileno, octisalato, homosalato y 4-metilbencilideno alcanfor (4-Methylbenzylidine Camphor o 4-MBC).

Asimismo, recuerdan que la medida más natural de protección es una vestimenta adecuada (sombrero, camisas de manga larga, ojalá de telas naturales) y evitar exponerse deliberadamente al sol directo entre las 11:00 y 16:00 hrs, aun cuando se tenga bloqueador solar, ya que muchas veces este otorga una falsa sensación de seguridad.
Esto no quiere decir que esté prohibido tomar sol, sino que debe hacerse con los resguardos necesarios y solo durante algunos momentos del día. De hecho, está comprobado que la exposición solar es esencial para que el organismo elabore vitamina D, elemento importantísimo para diversas funciones del organismo (ver recuadro).

La realidad en Chile

Dado que la mayoría de los bloqueadores solares recomendados por la EWG no se comercializan en Chile, decidimos hacer un sondeo entre los productos mayormente disponibles en el mercado local, para ver su contenido. Utilizando la clasificación de la EWG solo en base a sus componentes (sin poder comprobar la efectividad de su protección contra los rayos solares), estos fueron los resultados:

bloqueadores

Simond’s Protector solar SPF 30: contiene oxibenzona (en la etiqueta como benzophenone-3) y avobenzona (etiquetado como Butyl Methoxydibenzoylmethane). La oxibenzona puede causar alergias y desregulación hormonal.

Rayito de Sol SPF 30 Spray: contiene avobenzona, octocrileno y 4-metilbencilideno alcanfor, el filtro UV ya mencionado por su efecto estrogénico. Otros estudios arrojan efectos sobre la tiroides. La EWG señala que no está aprobado como componente activo en EEUU. También contiene Imidazolidinyl urea, que puede provocar alergias.

Leblon Solar Baby Kids SPF 50: Contiene oxibenzona (en la etiqueta como benzophenone-3)
Neutrogena Sun Fresh con helioplex: contiene oxibenzona y avobenzona.

Hawaiian Tropic Kids SPF 50: contiene oxibenzona (benzophenone-3) y octocrileno.

Hawaiian Tropic Ozono SPF 50 y Baby: ambas fórmulas contienen oxibenzona.

Hawaiian Tropic, Loción con Filtro Solar SPF 6: Contiene octocrileno, retinil palmitato (vitamina A), homosalato, avobenzona (etiquetado como butyl methoxydibenzoylmethane) y parabenos.

Australian Gold: Spray Bronceante SPF 15: Contiene oxibenzona, propilparabeno y metilparabeno.

Nivea Sun light feeling SPF 50: contiene avobenzona (etiquetado como Butyl Methoxydibenzoylmethane), octocrileno y metilparabeno (de la familia de los parabenos, que la EWG considera de riesgo moderado).

“La mayoría de los protectores solares naturales está fabricada con aceites esenciales o mantecas y un filtro físico que –a diferencia de los químicos- no traspasa la piel.”

Banana Boat Kids SPF 50: contiene octocrileno, propilparabeno y avobenzona.

Capital Soleil FPS 50, Vichy: Este producto aparece en la evaluación de la EWG. Aunque contiene oxibenzona, es clasificado como de “riesgo moderado”.

Anthelios XL, La Roche-Posay (SPF 40 ó 50): Contiene avobenzona (Butyl Methoxydibenzoylmethane).

Eucerin Kids Sun Spray FPS 50+: contiene avobenzona, homosalato y octocrileno. (En lugar de oxibenzona, usa dióxido de titanio).

Eucerin Sun Locion FPS 50+: avobenzona, octocrileno y homosalato. (En lugar de oxibenzona, usa dióxido de titanio).

Rayfilter: SPF 30: contiene octocrileno y etilparabeno.

Observaciones

En varios productos, la oxibenzona está enunciada como benzophenone-3. Sin embargo, en otros, como Banana Boat –que también se comercializa en Europa- salía una pequeña leyenda: “este producto contiene oxibenzona”.

Lo mismo sucede con otros componentes como avobenzona. La mayoría de los productos trae los componentes en letras tan pequeñas que es prácticamente imposible leerlas, a menos que sea con aumento.

Si desea comprobar los componentes de su protector solar, puede ingresar a: http://www.ewg.org/2014sunscreen. Aquí puede encontrar la lista de los mejores y peores filtros solares presentes en el mercado estadounidense.

Bloqueadores y vitamina D

El llamado a protegerse de los rayos solares a toda hora y el uso reiterado de protectores solares han traído aparejado un nuevo problema en algunos sectores de la población: la deficiencia de vitamina D. El 95% de la vitamina D que fabrica nuestro cuerpo se produce cuando la piel se expone directamente al sol y los bloqueadores solares estarían impidiendo esta importante función.

Tradicionalmente, la carencia de esta vitamina se ha asociado a raquitismo y osteoporosis, pero nuevos descubrimientos la vinculan a muchas otras enfermedades, que van desde patologías cardíacas, diabetes, artritis, dolor crónico, fatiga, depresión, enfermedades digestivas, enfermedades inflamatorias y esclerosis múltiple, hasta mayor riesgo de cáncer.

Protectores solares naturales

La mayoría de los protectores solares naturales está fabricada con aceites esenciales o mantecas y un filtro físico que –a diferencia de los químicos- no traspasa la piel. Estos filtros son de origen mineral y los más usados o recomendados son el dióxido de titanio y el de zinc.

lush-sun-careLush: la marca inglesa de cosméticos orgánicos lanzó recientemente una línea de protección solar a base de ingredientes naturales (Sun Care), que combina diversos aceites (sésamo, coco, jojoba almendras orgánicas), infusiones de hierbas y calamina, sustancia rica en óxido de zinc y que actúa como protector solar natural.

vitasunProtector solar Vitasun: elaborado a base de aceite de avellana chilena por el laboratorio Avellina, ubicado en Temuco. Posee dióxido de titanio y óxido de zinc, que le otorgan un factor de protección solar 50. No contiene parabenos y solo utiliza preservantes naturales. Fue probado (no en animales) y certificado por la Clínica Orlandi.

biofiliaProtector Solar Natural Biofilia FPS 30: contiene aceites con filtro solar, como frambuesas, germen de trigo, karité, coco, avellanas entre otros, los que en unión con su componente mineral permiten una protección FPS 30, barrera para los rayos UVB y UVA. Además, posee extractos de té verde, rosas, caléndula y aloe vera.


Referencias:
(3) http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/es204415a Urinary Concentrations of Benzophenone-type UV Filters in U.S. Women and Their Association with Endometriosis

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments